Ficha técnica La ruta Mapa Agenda Como llegar Principal

Cantidades para
4 comensales


Senderos de Gran Recorrido
GR 94 Rural de Galicia
Tramo 1 - De Vigo a Redondela
Menú del día

Choquitos de la ría en su tinta
con arroz blanco

Para empezar, recordar que no es lo mismo choco, sepia o jibia que calamar, pues en más de un libro de cocina he visto que los confunden el uno con el otro. Aún siendo ambos moluscos cefalópodos su anatomía no invita a la confusión. Al margen de otras diferencias morfológicas, el choco tiene un cuerpo rechoncho y una concha sólida y ancha; el calamar, tiene un cuerpo alargado y una concha fina, transparente y flexible.

Cuentan los marineros de Redondela, que la hembra del choco desova en el fondo de la ría, en la ensenada de San Simón y cuando eclosionan los huevos, las crías, a medida que se desarrollan, se van desplazando hacia Rande, y cuando son adultos se pescan en la boca de la Ría de Vigo. De ahí que los mejores chocos son, por su tamaño, los que se pescan entre la Isla de San Simón y el estrecho de Rande que dan nombre y fama a la villa de los viaductos - Redondela - y a su fiesta de exaltación del choco y que celebrará este año 2011 su XVI edición.

Por su tamaño los pequeños, hasta cinco centímetros, son ideales para freír con cebolla picada. Los de entre cinco a diez centímetros son para guisar y acompañar con arroz en blanco. Finalmente los mayores, de diez a veinte centímetros, cortados en trozos son los mejores para empanada y para guisar con arroz o con patatas, sin desperdiciar en ninguno de los casos la tinta que da gusto y untuosidad a los platos.

Una última recomendación, rehusar esos choquitos que proceden de zonas extractivas lejanas; a la vista seducen a cualquiera pero son duros como suelas, ojo a la zona FAO y sistema de pesca. Los nuestros son de procedencia extractiva y de la zona FAO 27.

Preparación

Lavar los chocos y limpiarlos, extraer con cuidado la bolsa de tinta conservando la concha en su interior y sin son pequeños, se puede dejar la bolsa de tinta en el choco y como último recurso podemos utilizar bolsas de tinta alimentaria.

Ponemos al fuego una tartera con aceite y hacemos un rustrido con la cebolla y los dientes de ajo picados, el perejil, la pimienta y los clavos de olor. Cuando la cebolla esté pochada, separamos del fuego la tartera y añadimos el pimentón picante y dulce, revolviendo para que no se queme.

Salamos los chocos y los ponemos a cocer en una tartera con un poco agua hasta que rompa a hervir. Incorporamos entonces en rustrido y la tinta disuelta en un vasito con agua templada dejando cocer hasta que estén blandos al tenedor. Probamos de sal, corregimos según gustos y reservamos.

Para preparar el arroz, ponemos en una tartera un poco de aceite y freímos los dientes de ajo hasta dorar. Incorporamos el arroz sin lavar y revolvemos para sofreírlo un poco, añadiendo agua en proporción de dos pocillos por cada uno de arroz. Tapamos la tartera y cuando rompa a hervir ponemos el fuego al mínimo y en aproximadamente dieciocho minutos lo tendremos listo dejándolo reposar un poco.

Para servir, llenamos dos pocillos de arroz y los volcamos en el plato con cuidado para que no rompa la forma y a su vera, los choquitos regados con la salsa resultante.

Nuestro consejo para acompañar a esta delicia de los mares redondelanos, es un vino Rias Baixas de Soutomaior, seguro que no nos defraudará.

Y... ¡¡¡ buen provecho caminante !!!


Algunos
ingredientes

1 Kg. de choquitos de la ría
1/4 kg. de cebollas
5 dientes de ajo
1 rama de perejil
1/2 hoja de laurel
1 pizca de pimentón picante
1 cucharadita de pimentón dulce
2 clavos de olor
12 granos de pimienta negra
Aceite de oliva virgen extra
Sal

Para el arroz:
4 Pocillos de arroz
2 dientes de ajo
1 clavo de olor
Aceite de oliva virgen extra
Sal


   
Inicio
Copyright Con botas y bastón - Todos los derechos reservados
Correo electrónico: webmaster@conbotasybaston.com