Ficha técnica La ruta Mapa Agenda Como llegar Principal

Ingredientes para
4 comensales


Galicia, de puerto en puerto
El puerto de Vigo
Menú del día

Arroz caldoso de bogavantes

El bogavante, también conocido como lubigante, bugre o abacanto, es un crustáceo marino perteneciente a la familia de los decápodos. Viven en los fondos marinos, a profundidades que oscilan entre los 2 y los 50 metros. Las grietas de las rocas y pequeñas cuevas son su hábitat preferido, compartiendo estos espacios con los camarones y congrios. Su principal depredador es el pulpo pero como el congrio se alimenta a su vez de pulpos, la asociación resulta beneficiosa para ambos. Vivo contigo y me defiendes y te alimentas de mis principales enemigos.

El bogavante posee dos potentes pinzas, de tamaño y funciones diferentes. Mientras la izquierda mas grande y potente la utiliza para triturar, la derecha mas delgada y fina la utiliza como herramienta de corte. Se da la curiosa circunstancia de que si llega a perder la pinza izquierda, en la siguiente muda del caparazón ésta pasa a ser la de corte y comienza a desarrollar la gruesa por lo que cambia de "diestro a zurdo" en su habilidades.

El bogavante es un marisco muy apreciado en Galicia y lo podemos degustar de diversas formas: a la plancha, asado al horno, con vinagreta, en ensalada con otros mariscos, pero la más frecuente que nos podemos encontrar es preparado con un arroz caldoso. Hoy en día es frecuente encontrar este marisco en las pescaderías de las grandes superficies, a precios muy asequibles y de tamaño regular con lo que, a la hora de comprar, se puede calcular a una pieza por persona.

Preparación

Aunque pueda parecer un poco cruento, es recomendable preparar los bogavantes en vivo; para ello, damos un primer corte entre el caparazón y la cola y con esta última, en función del tamaño de la pieza, hacemos dos o tres trozos cortando entre los anillos. A continuación cortamos las pinzas por la base y las quebramos con las pinzas cascanueces. Seguidamente cortamos los caparazones a la mitad dando un corte longitudinal a los mismos. Es aconsejable aprovechar los líquidos que se originan en estas maniobras para añadir al caldo. Reservamos los trozos de cola, las pinzas y los caparazones.

Para hacer el caldo, ponemos en una cazuela 1,5 litros de agua al fuego y cuando rompa a hervir, echamos los caparazones, el puerro y los jugos que obtuvimos al trocear los bogavantes, salamos y dejamos a fuego bajo durante 30 o 45 minutos.

Entre tanto, cortamos los pimientos en tiras, picamos la cebolla y los dientes de ajo y cortamos en trozos regulares el tomate separando las semillas.

En una cazuela de barro o en una paella, ponemos un buen chorro de aceite a calentar y freímos los pimientos; cuando están listos los separamos. Continuamos con la cebolla, los dientes de ajo, los tomates y los chiles dejandolos a fuego no muy fuerte y revolviendo para integrar los ingredientes.

Si ya tenemos el caldo listo, sacamos los caparazones y vaciamos el contenido de los mismos en un vaso de batidora y le damos un par de golpes de motor. Acto seguido, pasamos esta pasta por un colador y lo clarificamos con el caldo con lo que obtendremos un caldo de cabezas de bogavante extraordinario.

A estas alturas, ya debe estar cocinado el contenido de la cazuela por lo que podemos añadir las colas y las pinzas de los bogavantes y rehogamos bien. En una segunda operación, incorporamos el arroz, el azafrán y el colorante y removemos para mezclar bien a la vez de darle una pequeña fritada al arroz. Finalmente, añadimos el caldo, hacemos una prueba de sal, corregimos si es necesario y dejamos cocinar durante unos veinte minutos.

Mientras se cocina el arroz y el marisco, aprovechamos para quitar la piel a los pimientos que dejamos para el final y que colocaremos sobre el arroz antes de servir en la mesa.

Ya listo nuestro protagonista, podemos cubrir con un cartón para que se acabe de cocinar el arroz de la parte superior de la cazuela y a degustar nuestra obra, teniendo precaución de no tragarse alguno de los dos chiles que incorporamos al principio.

Como queda dicho este es un arroz caldoso por lo que al añadirle mas agua de la necesaria, cuando el arroz esté listo, no habrá absorbido todo el caldo con lo que su aspecto será el que buscábamos.

Tan solo nos resta recomendar un vino D.O. Rías Baixas de la zona de Soutomaior para rematar una jornada que puede resultar sorpendente.

Y... ¡¡¡ buen provecho caminante !!!

 


Algunos
ingredientes

4 bogavantes de ración
400 gr. de arroz
2 tomates maduros
1 cebolla
3 dientes de ajo
1 pimiento verde
1 pimiento rojo
2 chiles
1 puerro
1 sobre de azafrán
1 sobre de colorante alimentario
1,2 litros de caldo de marisco
1/2 l. de aceite de oliva virgen
sal


   
Inicio
Copyright Con botas y bastón - Todos los derechos reservados
Correo electrónico: webmaster@conbotasybaston.com